Refund delayed? Our ability to help may be limited.

Popular search terms:
March 31, 2021

Blog de la NTA: Los contribuyentes, la bancarrota y el Aviso estatutario de deficiencia

English

Aunque los beneficios ampliados por desempleo, las moratorias de desalojo, los pagos de estímulo, los préstamos para pequeños negocios, la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica debido al Coronavirus (CARES, por sus siglas en inglés), la Ley de Apropiaciones Consolidadas de 2021, y otros programas gubernamentales pueden haber detenido la oleada de presentaciones anticipadas de bancarrotas relacionadas con la COVID (en inglés), buscar alivio por bancarrota puede que todavía sea la opción más apropiada para algunos contribuyentes que experimentan dificultades financieras como resultado de la pandemia de la COVID.  La declaración de bancarrota permite a los deudores recibir la condonación de muchas de sus deudas sujetas a reglas complejas. Además, luego de presentar una petición ante el tribunal de bancarrotas, los deudores generalmente reciben un aplazamiento de las acciones de cobro de sus acreedores y eso incluye al IRS.

La presentación de una petición de bancarrota por lo general desencadena una “suspensión automática (en inglés)” que detiene inmediatamente las acciones de cobro actuales y futuras de las deudas previas a la petición y la propiedad del conjunto de bienes de la bancarrota por la pendencia del caso de la bancarrota. Las deudas previas a la petición incluyen los impuestos incurridos antes de la presentación de la petición de bancarrota, incluso si todavía no se han tasado. Los impuestos sobre los ingresos se consideran incurridos en el último día de los ingresos percibidos del año tributario. Generalmente, la suspensión automática se levanta al concluir un caso de bancarrota, ya sea al emitir una orden que exonere las deudas elegibles del deudor o una orden que desestime el caso.

Mientras que la suspensión automática no prohíbe al IRS tasar las deficiencias que han sido acordadas con la firma de consentimiento del contribuyente o el pago total del impuesto, sí limita al IRS de ciertas actividades de cumplimiento para las deficiencias en desacuerdo cubiertas por la bancarrota.

No se le prohíbe al IRS emitir avisos estatutarios de deficiencia a los contribuyentes en bancarrota y por lo general se emitirá un aviso de deficiencia por una deficiencia previa a la petición en desacuerdo.  El Aviso 1421, Cómo afecta la bancarrota a su derecho a presentar una petición ante el Tribunal Tributario en respuesta a un Aviso de Deficiencia (PDF, en inglés), se adjunta al aviso de deficiencia emitido a los contribuyentes actualmente en bancarrota. Este aviso explica cómo se determina el período de petición del contribuyente. El Aviso 1421 además explica que en la mayoría de los casos, la suspensión automática prohíbe el comienzo o la continuación de un proceso judicial tributario (a menos que el Tribunal de Bancarrota levante la suspensión automática para permitir que el aviso de deficiencia se impugne ante el Tribunal Tributario). Mientras que la suspensión automática esté en vigencia, el Tribunal Tributario generalmente desestimará los intentos de solicitar que se emita un aviso estatutario para las obligaciones previas a la petición, debido a la falta de jurisdicción.

¿Qué significa esto para un contribuyente?

Los impuestos y la bancarrota son temas complejos. El combinar los dos puede ser confuso y agobiador para los contribuyentes, particularmente cuando se trata del asunto de la tasación de impuestos. En el Informe Anual al Congreso de 2018 del Defensor Nacional del Contribuyente, analizamos que el error del IRS de transmitir claramente la información esencial en los avisos estatutarios de deficiencia dificultó  a los contribuyentes el comprender y ejercer sus derechos (PDF, en inglés).  Los contribuyentes que reciben avisos estatutarios mientras sus casos están pendientes en el tribunal de bancarrotas también pueden tener dificultades para comprender y ejercer sus derechos.  Aunque el Aviso 1421 proporciona a los contribuyentes en bancarrota información adicional sobre sus derechos y los procesos correspondientes, esto requiere que los contribuyentes comprendan los cálculos complejos.

Los contribuyentes que reciben un aviso de deficiencia tienen 90 días para presentar una petición ante el Tribunal Tributario que impugne una deficiencia propuesta (150 días si el aviso se envía a una dirección fuera de los Estados Unidos). Si el contribuyente no presenta una petición ante el Tribunal Tributario dentro del tiempo indicado, el IRS puede tasar la deficiencia. En las situaciones en las que la suspensión automática impide a un contribuyente presentar una petición ante el Tribunal Tributario, el tiempo de petición se suspende, al igual que los plazos legales en los que el IRS puede tasar (en inglés) y cobrar (en inglés) la deficiencia.  Durante este tiempo, el IRS mantiene el caso del contribuyente en “suspensión por bancarrota (en inglés)”, a la espera de la terminación de la suspensión automática. Mientras que los intereses y las multas continúan acumulándose durante la pendencia del caso de bancarrota, los procedimientos del IRS impiden la emisión de la mayoría de las notificaciones del IRS mientras la suspensión automática está vigente.

Actualmente, los contribuyentes que han presentado la bancarrota antes de su tasación de auditoría pasan alrededor de tres años en promedio en suspensión de bancarrota del IRS. El largo y silencioso período de tiempo entre la emisión del aviso de deficiencia del contribuyente y la tasación subsiguiente crea frecuentemente confusión a los contribuyentes con obligaciones tributarias que no se fueron liberadas; pero quizás se creía que estaban dadas de baja debido a la complejidad de los procedimientos de la bancarrota. Aunque el Aviso 1421 proporciona información para ayudar a los contribuyentes a determinar el período de petición, el cálculo es complejo.  El procedimiento actual asume que los contribuyentes entienden un aviso de deficiencia y la importancia del período de petición, y que los contribuyentes conservarán el Aviso 1421 a fin de posteriormente calcular el período de petición al terminar sus bancarrotas. Los contribuyentes que no estén al tanto de que existe la deficiencia propuesta pendiente o que el período de petición se ha reanudado, podrían verse privados del derecho a presentar una petición ante el Tribunal Tributario sobre estas determinaciones de deficiencia propuestas.

Nuevo en el horizonte: El IRS pronto proporcionará la claridad que tanto necesitan los contribuyentes en bancarrota

La Carta 6262 del IRS, Yearly Reminder – Status of Bankruptcy Case (Recordatorio anual – Estado del caso de bancarrota), en inglés, se finalizó en agosto de 2020.  Será una carta anual que le recuerda al contribuyente que la deficiencia propuesta permanece en suspenso por bancarrota. También recordará a los contribuyentes que tienen que obtener permiso del Tribunal de Bancarrotas si desean presentar una petición ante el Tribunal Tributario mientras que la suspensión permanezca vigente en su caso de bancarrota. Una vez en uso, el IRS emitirá esta carta anualmente y adjuntará una copia del aviso de deficiencia que el IRS emitió anteriormente, así como el Aviso 1421. Un aviso de exención de deficiencia también se adjuntará si el contribuyente desea dar su consentimiento para  la tasación de la deficiencia (ya incluido en la evidencia de la reclamación (en inglés) del IRS), si un contribuyente no tiene la intención de presentar una petición ante el Tribunal Tributario.

Asimismo, el IRS finalizó recientemente la Carta 6285, Stay Lifted (Levantamiento de la suspensión), en inglés. El IRS creó esta carta para avisar a los contribuyentes que la suspensión (automática) se ha levantado y se reabrirá el plazo del contribuyente para impugnar la deficiencia de la revisión propuesta mediante la presentación de una petición ante el Tribunal Tributario.  Lo más importante es que esta carta proporcionará a los contribuyentes, cuyos casos se mantuvieron en suspenso por bancarrota, la última fecha para presentar una petición, información crucial que el contribuyente anteriormente tenía que realizar un seguimiento por su cuenta.

Aunque los Manuales de Impuestos Internos todavía no han incorporado los procedimientos para la emisión de las Cartas 6262 y 6285, la creación de estas cartas es un paso en la dirección correcta.  Recomiendo la rápida implementación y uso de estas cartas. Ellas proporcionan a los contribuyentes la claridad que tanto necesitan en los procedimientos de bancarrotas y pueden servir para reducir el volumen de casos que el IRS debe suspender e inspeccionar.

Conclusión

La pandemia ha causado numerosas cargas financieras a los individuos y a los negocios. A pesar de su estigma negativo, el presentar una bancarrota podría proporcionar beneficios, tales como eliminar ciertas deudas, evitar que los acreedores embarguen los salarios y ayudar a los contribuyentes a mantener la posesión de sus hogares. Antes de que cualquier contribuyente decida avanzar, recomiendo encarecidamente buscar el asesoramiento de un abogado calificado en bancarrotas, ya que los beneficios de declararse en bancarrota tienen un precio. Esto afecta a más, no solamente la billetera de un contribuyente. Cada uno debe analizar su situación específica para determinar si declararse en bancarrota es conveniente para ellos.  Como alternativa, los contribuyentes también deben conocer las diferentes opciones de pago (por ejemplo, plan de pagos a plazos y ofrecimiento de transacción) que ofrece el IRS. Los contribuyentes con tendencia a la bancarrota deben entender el impacto que la bancarrota puede tener en sus situaciones financieras, incluidas las ramificaciones tributarias estatales y federales. Esperamos trabajar con el IRS para continuar mejorando sus procedimientos al proporcionar a los contribuyentes la información necesaria para proteger sus derechos una vez que se presenta una petición de bancarrota.

Pasados Blogs de la NTA

Las opiniones expresadas en este blog son únicamente las del Defensor Nacional del Contribuyente. El Defensor Nacional del Contribuyente presenta una perspectiva de contribuyente independiente que no necesariamente refleja la posición del IRS, el Departamento del Tesoro o la Oficina de Administración y Presupuesto.

Suscríbase al Blog de la NTA